Get Information

Arte y Cultura

OFRENDA EN VIDA ALTAR DE MUERTOS Por Cecilia Márquez

La ofrenda para el homenaje a nuestro difunto debe tener niveles, que pueden ir desde dos, tres y máximo siete. Se deben forrar en el fondo de negro, para reflejar el respeto y luto. Se pueden colocar el papel picado de colores sobre ello.

Tipos:

Sencillos: con dos niveles, primero el cielo y segundo la tierra.

Intermedios: primero el cielo, el segundo la tierra y en el tercero el purgatorio.

Master: organizado por pasos para llegar al cielo y descansar en paz. En el primero debe estar el santo del que el difunto era devoto. En el segundo, ahí cuando convivía con sus seres queridos. Vamos al tercero, donde hay sal para purificar el espíritu y regresar a ser niño. En el cuarto debe ir el pan de muerto, para ofrecerlo como aliento a las ánimas. Ya en el quinto se ofrece la comida, bebidas y frutas favoritas del homenajeado. En el sexto van las fotos de otros fallecidos venerados. Ya en el séptimo hay cruces de semillas o de frutas de temporada (tejocote o lima).

Lo infaltable:

  • Fotografía: De los difuntos, enmarcadas, para honrar la memoria de nuestro ser querido.
  • Comida y artículos favoritos: Son regalos que hacemos en muerte para celebrar la vida. Mostrar que en esa fiesta el invitado principal es bienvenido. Puede haber bebidas -de todo tipo-, así como las cosas que más le gustaba al homenajeado.
  • Flores: la tradicional flor amarillo o naranja, que huele a noviembre, el Cempasúchil, flor de los cuatrocientos pétalos. Con su olor se da ruta a los fieles hasta la casa, el color de las plantas es el llamado al sol que calienta el alma. Puede haber Nube, muy económica, y capta la pureza. Puede haber flores de terciopelo, Deben ser moradas o rosa fucsia y es el símbolo del duelo por la perdida de ese ser querido.
  • Veladoras: la flama da luz, fe y esperanza. Son alumbran y orientan en el camino de ida y vuelta.
  • Calaveritas de azúcar: existen de diferentes tamaños, colores y sabores ¡hasta hay de chocolate! Representan una calavera, todos finalmente tendremos ese destino, que es inevitable; Es decir, al final la muerte será dulce.
  • Papel picado: papel de china de colores cortado con figuras alusivas a esta fecha. Es la veneración a la muerte, que permite que nuestro muertito nos visite.
  • Copal: elemento prehispánico, nuestros indígenas de esa forma podían elevar las oraciones hasta los dioses y ahora nosotros a los santos. Así el alma puede entrar sin peligro, ya que el olor significa la reverencia para limpiar del camino de malos espíritus.
  • Sal: sirve para que el cuerpo no se corrompa en su viaje, también le da la frescura al traslado.
  • Agua: debe haber un vaso de agua, que captura la pureza del alma, la base del ciclo de la vida. Además de calmar la sed del difundo es la muestra de los anfitriones lo esperan.

¿Listo para hacer en familia el altar de muertos? ¡Adelante, mantengamos vivas las tradiciones!

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural