Get Information

Arte y Cultura

Fantástico arte:

El mágico Alebrije

La imaginación del artesano no tiene límite y más en estas mágicas figuras.

El alebrije es una artesanía mexicana hecha de cartón, papel mache, madera y resina. Son figuras donde el colorido llamativo y la mezcla de especies animales reales o imaginarios tienen un encuentro que da como resultado verdaderas obras de arte.

En ninguna exposición de México pueden faltar estas fantásticas artesanías. La aparición de estas piezas de colección tiene como origen al artesano de la Ciudad de México, especialista en trabajo de cartón y el papel maché (pega de papel con engrudo), Pedro Linares López. De una crisis económica, una baja de ventas y una grave enfermedad -contraída a los 30 años-, salió una creación que es famosa y admirada.

Estando postrado en cama a punto de la muerte, sin atención médica adecuada, Don Pedro en uno de sus delirios presenció su propio velorio, durante esta pesadilla vio algunas de las figuras que ahora lo hicieron famoso: en su sueño caminó por un bosque tranquilo, lleno de color, escuchó varios ruidos extraños y caminó hacia cada uno de ellos, hasta llegar a unas veredas enmarcadas por rocas; ahí estaban quienes lo hacían, unas criaturas fantásticas, de colores, formas y texturas nunca vistas, estas figuras murmuraban una palabra, su nombre: Alebrije.

Desde un gallo con cuernos de toro hasta un burro con alas, un león con cabeza de águila e insectos con cabeza de dragón; seres con garras, largas colas, alas, dientes prominentes, con grandes ojos, que le repetían el nombre que querían tener. Ahí mismo, un hombre celestial le explicó que no podía seguir en esa tierra -aún no es tu momento, debes salir-. Milagrosamente la salud regresó poco a poco a su cuerpo y no pudo detenerse para fabricar las figuras oníricas.

Grandes artistas mexicanos como Diego Rivera y Frida Kahlo adquirían las obras de Don Pedro, inició con las figuras de Judas de cartón que eran incendiados, luego máscaras, piñatas y el día que el pintor internacionalmente conocido, observó los alebrijes, se enamoró de ellos. Incluso el muralista mexicano le solicitó un alebrije de gran formato, que ahora está en el museo Anahuacalli de la Ciudad de México.

En 1975 la directora de cine Judith Bronowski hizo un documental de este artesano. Fue que en el año de 1990 se le otorgó a Don Pedro el Premio Nacional de Ciencias y Artes, dos años después este artista mexicano regresó al pacífico bosque surrealista. Ahora cada año en la capital de México se hace, desde 2007, un desfile de alebrijes gigantes “La noche de los alebrijes”.

En Oaxaca, en los pueblos de San Antonio Arrazola y en San Martín Tilcajete, el legado de Linares encontró su máxima expresión. En algunas regiones se hace una talla en madera de copal, para luego pintarse a mano con pigmentos naturales. Se dice que los alebrijes, estos seres extraídos de las fantasías, tienen esas formas para asustar a los espíritus malignos que intentan entrar en los hogares.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural