Get Information

Arte y Cultura

Diosas poderosas:

origen de vida

La figura femenina es poderosa, aprendamos de las culturas prehispánicas, nuestros antepasados -nuestras raíces-, las diosas eran origen de vida y de fuerza creadora del universo.

Debemos de tomarlo de ejemplo y sentirnos orgullosas de nuestra condición, aprendamos de las deidades de la mitología mexicana, muchas inspiraron monumentos, al arte y la historia.

 

  • Coatlicue: diosa mexica, ella es la tierra y la fertilidad, madre de potentes dioses aztecas: entre ellos Huitzilopochtli, el dios sol. Según el Códice Florentino, la imagen de esta deidad femenina es dual, representa la vida y la muerte, es bondadosa pero también mortal, de sus senos nacen lo natural, pero corta todo aquello que representa al mal. A ella sus hermanos y hermanas querían asesinar al saber que estaba embarazada (por recolectar un pulmón divino) así nació el responsable de la humanidad. Ella venció, por eso el día es más largo que la noche.
  • Tonāntzin: dicen los mexicas que es la maternidad o nuestra madre, su nombre viene del náhuat, nuestra madre venerada; to que es nuestro;nāntli, madre; tzīntli, una  pequeña reverencia. Culpable de la privamera y de la vida animal, así como de la floración. Ella decide quién muere durante el parto. Dicen los Códices que era hermosa, de amplia falda y huipil blanco, con larga cabellera, que peinaba para mostrar feminidad. Ella es la reveladora de los secretos, sabe quiénes son vírgenes. Se dice que la imagen de esta diosa es la que tomaron los españoles para inspirar a la Virgen de Guadalupe.
  • Meztli: en la cultura mesoamericana mexica ella es la reina de la noche: la Luna. Desde el origen de la humanidad es muy importante. Dicen que brillaba igual que el sol y a algunos dioses masculinos no les gustó, por lo que lanzaron un conejo a su cara, para así eclipsarla y obscurecer su luz. Como inspiró la envidia, tiene algo de eso. Ella es poderosa porque ilumina la noche, doma las aguas, provoca las cascadas, los cauces y las inundaciones.
  • Ixchel: los mayas afirman que era una mujer muy joven -cuando la luna estaba creciente- y anciana -cuando el astro estaba menguante-. Vive en la luna, hace del movimiento del agua, la lluvia, asigna la fertilidad y quién procrea. Ella paría los oficios que representaban al género femenino. Los artistas prehispánicos la ponían como una mujer de edad avanzada que vertía un cántaro de agua sobre la tierra, podía ser también una señora, con un tocado de serpiente, tejiendo en el telar. Es también quien porta al “famoso” conejo que vive en la luna.
  • Xtabay: esta diosa maya también es conocida como Ixtab, pareja del Señor de los muertos, Yum Kimil, madre de los pecados carnales. Es la bondadosa que da la bienvenida a las almas en el paraíso, una seductora que vuelve locos a los hombres. Es la portadora del arma que asesina, de la soga con la que se ahorcan los suicidas: para los mayas el quitarse la vida era una forma honorable de morir. Es una diosa que se aprovecha de su ingenio para engañar. Esta mortal dama es representada – según el Códice Dresde- como una dama de ojos cerrados, con una cuerda en el cuello; la soga llega hasta el cielo.
  • Tlazoltéotl: es la diosa de la suciedad, una de los que más se adoraba en la época prehispánica, era temida y alabada. Quien crea la pasión, la locura de amor, la lujuria y el deseo por otro; también podía retirarlo a su voluble voluntad. Es la culpable de los caprichos de la naturaleza y quien protegía esa uniones.
(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural