Get Information

Bienestar

El poder de lo natural:

Fertilizante orgánico

 

Tierra, sol, agua y fertilizante son vitales para una buena cosecha. Se deben tener los nutrientes adecuados en el suelo para que las siembras crezcan adecuadamente. Siempre los fertilizantes orgánicos son mejores para que el suelo tenga buena estructura, en tanto que los fertilizantes químicos pueden contaminar y son costosos.

 

Los fertilizantes orgánicos son de origen natural, activan microorganismos que desarrollan las plantas, favorecen la textura y estructura del suelo; permiten el aire y drenaje, ayudan a mejorar y mantener la humedad; a la regulación de la temperatura por la mejor absorción de las radiaciones solares y su descomposición tiene propiedades biológicas.

 

  • Humus de lombriz: es un poderoso fertilizante natural en todos los niveles. El estiércol animal (ganado, ternera, oveja, conejo, caballo etcétera) es fuente de alimentación de la lombriz roja de California, el escremento al pasar por el sistema digestivo de la lombriz, genera el humus. No se fermenta o pudre y es neutro, puede ser líquido y sólido.

  • Cenizas: nutre carencias del suelo, por sus características enmiendan el suelo, al corregir la ácidos. Se logra al quemar madera, vegetales, cáscaras, hojas, árboles, matorrales y pastos; tienen cantidades moderadas de potasio, fósforo, del magnesio y de calcio, así como muy pequeñas cantidades de hierro, niquel, zinc, cobre.

 

  • Turba: ayuda a regular la humedad. Es un material orgánico que se da en lugares pantanosos por la descomposición de restos vegetales, es un carbón ligero, esponjoso y terroso, se usa como fertilizante en cactus, helechos, flores y plantas carnívoras. Favorece el ahorro de agua, el desarrollo de las raíces, pero requiere vigilancia constante.

 

  • Guano: fertilizante de alto contenido de nitrógeno, fósforo y potasio. Es la acumulación de excremento de murciélago, ave marina y focas. Se obtiene de una forma muy complicada, rascando las rocas y desmenuzando los restos hasta hacerlo polvo. Se recomienda aplicarlo cada 4 semanas.

 

  • Composta : nutritivo para todo tipo de cosecha. Se hace un hoyo profundo donde se coloca hojas, pasto, desechos animales, excremento de especies de granja; se tiene que remover constantemente y tarda cuatro meses para estar listo, se sabe al obtener un color obscuro. Es mejor cuando es ligero y no pegajoso y puede ir antes de plantar o ya plantado, pero no cercano al tallo.

 

  • Abono verde: genera muchos minerales, ayuda a retener en el suelo el nitrógeno y alejar algunas plagas. Es nutritivo para el suelo y está cerca de las siembras, puede ser plantas, legumbres, árboles de vaina; al podarlas sus hojas pueden ser abono para la tierra.

 

  • Estiércol animal: bueno en cantidades dosificadas. Debe ser secado a la sombra y procesado. Si no está procesada adecuadamente puede quemar las plantas o secarlas, debe ir antes de plantar y a unos centímetros del tallo.

 

  • Capa de hierba: protege el suelo de erosión. Es paja o cáscaras de semilla, puede sumarse majada (estiércol de animal) el espesor no debe ser menor a 4 centímetros y menos de 6 centímentros. Si se coloca alrededor de la planta debe ser una capa ligera. A una cuarta de la planta o tallo

 

¿Listo para regresar a lo natural?

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural