Get Information

Conoce México

TIERRA DE MUJERES: JUCHITÁN DE ZARAGOZA

Son famosas sus mujeres, sentadas en la puerta de su casa, vestidas con faltas multicolor, blusas negras bordadas con inmensas flores, aretes de metal que relumbran con los rayos del sol. Peinan sus largas cabelleras obscuras con trenzas que parecen poemas y sus grandes ojos hablan, de fuerza que ha superado el tiempo. Cerveza en mano muestran que la equidad e igualdad llegó mucho antes que en otras ciudades.

Es el lugar de las flores, originalmente Xihtlán. Para volverse Ixtaxochitlán, lugar de flores blancas. Ahora Juchitán de Zaragoza. Fundado más allá de 1480 por el monarca zapoteco Cosijopí. Es punto de encuentro en el Istmo de Tehuantepec, al sureste de Oaxaca.

Ahí donde la música mixteca con banda de viento no deja de sonar, donde las juchitecas muestran el poder del traje tradicional, donde no hay límite al color.

Ellas son poderosas, manejan la economía y el desarrollo, es un caso raro entre los grupos étnicos en México; son de origen zapoteco. Son las jefas no sólo del hogar, donde las mujeres visten con color y sin límite de adorno, ahí hay muxes o tercer sexo. Hay aceptación a diversidad sexual. Mujeres y muxes cocinan, venden, maquillan, peinan, son productoras de abundancia económica, cultural y mantienen las tradiciones: orfebrería, talabartería, cestería, hojalatería, alfarería, curtiduría, cerámica, platería, tejido de palma y confección de ropa típica.

Visitar Juchitán es placentero, probar el rico mole negro o rojo, sus tamales envueltos en hoja de plátano son deliciosos; además de que las garnachas, marquesote y pan de manteca no tiene igual.

Lo blanco de su edificio donde se alberga el palacio municipal tiene origen desde 1860, ahí en el jardín central; a un lado esta el templo de San Vicente Ferrer, una típica construcción del silgo XIX. Ahí está el monumento a la batalla del 5 de septiembre de 1866, donde la figura central es el ex Presidente, Benito Juárez, originario de ese estado. Tiene como museo principal la Casa de Cultura donde siempre hay extraordinarias exposiciones de artesanía y arte.

Pero lo que no te puedes perder es el mercado 5 de septiembre. Dos pisos de tradición, mantenido y operado, en su mayoría por mujeres, donde verás el color de los productos de Oaxaca: sus trajes tehuanos bordados con maestría, artesanía, hamacas, cecina enchilada, frutas, verduras, chiles, empanadas, quesillos, insectos, agua de ciruela verde y las famosas bolsitas de grosellas verdes.

Si quieres visitar la playa puedes trasladarte, son sólo 3 kilómetros de distancia, a Santa María del Mar, Santa Cruz Primero de Mayo, Estero Guié y Vicente.

A los niños les encanta el iguanario, una reserva de iguanas verdes y negras; donde tratan de proteger a esta especie, que es alimento exótico, pero está en proceso de conservación.

El lugar de las flores blancas te espera, para aprender de tradiciones y de un avanzado sistema social.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural