Get Information

Conoce México

Valle de las fortalezas:

Guadalajara

En 1530 Nuño Beltrán de Guzmán se propuso conquistar esa región, entró por la zona de lo que ahora es el municipio de La Barca con dirección a Tonallan, acompañado por 500 soldados españoles y 15 mil indígenas.

Logró su objetivo y lo llamó Guadalajara, en honor a la ciudad española donde nació y constituyó una ciudad para el control de sus territorios.  

La primera fundación fue 1532 en Nochistlán, tan sólo con 42 vecinos, duró menos de un año; la segunda fundación fue en Tonalá, duró sólo dos años. En el año de 1535 se realizó una tercera, en la región de Tlacotán, y finalmente el 14 de febrero de 1542, en una cuarta fundación y última, la ciudad de Guadalajara nació en el Valle de Atemajac, sobre el margen del río San Juan de Dios.

En Guadalajara se encuentra el Hospicio Cabañas, que comenzó su construcción en el siglo XlX, por orden del Obispo Juan Cruz Ruiz de Cabañas; actualmente en todas sus paredes podemos apreciar Patrimonio de la Humanidad, el trabajo del artista jalisciense José Clemente Orozco, quien pintó impresionantes murales, así como el Palacio de Gobierno y el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara. En 1958 se funda el Mercado más grande de América Latina: el Mercado Libertad, mejor conocido como el Mercado San Juan de Dios. También cuenta con la basílica de la Asunción de María Santísima o mejor conocida como la catedral de Guadalajara. En los años de 1977-1983 fue construida la Plaza Tapatía. Otro símbolo que caracteriza a Guadalajara es la Glorieta de la Minerva: la estatua representa a la diosa romana Minerva con rasgos indígenas, fue hecha en el año de 1956.

Guadalajara tiene una rica y deliciosa gastronomía, al visitar La Perla Tapatía, tienes que probar sus ya conocidas y famosas tortas ahogadas, su pozole, tacos dorados, sopes y tamales, la carne en su jugo y como postre las famosas jericallas.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural