Get Information

Conoce México

CHAPALA: Donde el agua encanta

Chapala, eres paisaje

para las almas enamoradas,

enjambre de charalitos

pescados a hora de madrugada.

Chapala, eres paisaje

para las almas enamoradas,

enjambre de charalitos

pescados a hora de madrugada.

Coplas del compositor mexicano de música popular, el jalisciense Pepe Guízar, que reflejan el encanto de la población que habita a las orillas del lago más grande de México: Chapala.

La imponente laguna tiene como principal atractivo su malecón y sus atardeceres mágicos; donde encuentras gran variedad de artesanías, sus famosas nieves de garrafa, raspados, aguas frescas de frutas y los tradicionales dulces fabricados en la riviera.

En sus orígenes prehispánicos en el siglo XII, fue un sitio donde habitaba la tribu Coca, de origen náhuatl. En el centro hay una serie de edificios muy interesantes: el convento de Chapalingo, la parroquia de San Francisco de Asís, la Presidencia municipal que cuenta con una bonita arquitectura realizada en el tradicional ladrillo mexicano.

A los alrededores de la plaza está un monumento donde fue el hotel Nido, donde hay una placa que aclara que la actriz internacional María Félix, pasó su noche de bodas.

Otro personaje que abonó a la fama internacional, por sus constantes visitas de descanso, fue el entonces presidente de México, el general Porfirio Díaz para hospedarse en el ahora hotel boutique El Manglar.

Caminando se puede llegar a la antigua estación de ferrocarril, un imponente edificio monumento histórico del siglo XX, ahora es la Casa de Cultura abierta a todo el público y con una interesante vida de eventos y exposiciones.

En Chapala, si de comida hablamos se puede degustar desde temprano una serie de platillos que van desde los tradicionales chilaquiles jaliscienses, acompañados del pan birote; hasta cocina internacional norteamericana – en el pueblo de Ajijic, viven muchos extranjeros retirados-. Hay un extraordinario pescado frito en el restaurante el quetzal y no pueden faltar en cuaquier local los tradicionales charales fritos, servidos con sal, limón y chile. Una buena opción para comer bueno, bonito y barato es el mercado municipal en la plaza Constituyente.

Saliendo del malecón en lancha llegas a la isla de Mezcala, mejor conocida como la isla de los Alacranes, ejemplo de resistencia en todo el mundo. En 1812 en plena independencia de México, un valiente líder, José Santana se refugío con una centenar de indígenas y criollos. Durante 4 años soportaron heroicamente el embate del ejército anti independista. Es una pequeña extensión de territorio donde se contempla la magnitud de la naturaleza, así como algunas especies originarias.

Chapala, rinconcito de amor

Donde las almas

Pueden hablarse

De tú con Dios

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural