Get Information

Educación

¿Aprender matemáticas?, ¿yo?

¿Para qué las matemáticas?

Por Mayela García

Apenas aprendemos a hablar de pequeños, parece lo que sigue es aprender a contar; desde entonces nos vemos haciendo la realidad con palabras y con números.

Decía Galileo Galilei, el astrónomo que descubrió cómo la tierra se mueve alrededor del sol, que «las matemáticas son el lenguaje con el que Dios ha escrito el universo», no hay una sóla cosa que no pueda ser medida o interpretada en términos de números o figuras: círculos o líneas rectas; tamaños, distancias, hasta el tiempo que no vemos ni tocamos, pero sí contamos.

Cuando hablamos del mundo en términos de números es más seguro que nos pondremos de acuerdo: cuánto pagamos, cuánto mide el terreno que compré, a cuántas cuadras está la dirección que buscamos, el dinero que nos dan de cambio.

Entre más conocimiento se tiene de algo, más capacidad tenemos de usarlo para tareas difíciles. Igual que pasa con todo, entre más dominamos las matemáticas, más provecho podemos sacarles. De este modo, aunque parecen ser materia sólo de la escuela, en las actividades cotidianas, incluso en las que no son más evidentes como conteos, sumas o restas, son el pan de cada día.

Hay habilidades que sirven por lo que hacen por nosotros al aprenderlas. Por ejemplo, ejercitar el cuerpo no es algo que beneficia solamente a los atletas que planean ser ganadores de carreras profesionales, sino a todos; porque de ese modo somos más ágiles, se nos facilitan más las actividades que requieren esfuerzo físico (que son casi todas), y fortalecemos una condición más saludable.

De la misma manera, aprender matemáticas fortalece nuestras habilidades mentales para pensar, nos hace más ágiles mentalmente, nos entrena para ser ordenados, analíticos y asertivos. Para ser una que identifique el problema y encontrar posibles soluciones, resolverlo y tomar decisiones buenas. Con las matemáticas entendemos que para atender un problema hay que entender primero sus partes, ver la relación que guardan entre sí todas las piezas, que podemos usar diferentes métodos, que siempre es útil hacer una comprobación de lo que calculamos. Te vuelve un científico cotidiano, ya que los números nunca mienten.

(1 Vote)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural