Get Information

Historia

LA REBELDE CON CAUSA LEONA VICARIO

Rebelde desde nacimiento, justa, educada y valiente, la heroína Leona Vicario es una mujer que aportó para un México mejor.

En nuestra Independencia hubo grandes hombres que lucharon por dar libertad a nuestra patria, romper la dependencia y esclavitud; pero también han existido grandes mujeres, de distintas clases sociales que aportaron mucho a las grandes luchas: en nuestra Independencia, no fue la excepción, una de ellas fue María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador.

Mejor conocida como, Leona Vicario, nació en la Ciudad de México en 1789; fue hija del comerciante español Gaspar Martín Vicario y de Camila Fernández de San Salvador y Montiel, quedó huérfana desde muy pequeña, quedó al cargo de su tío el doctor en leyes y respetable abogado, Agustín Pomposo Fernández de San Salvador.

Con herencia y en una familia acomodada, estudió ciencias, bellas artes, pintura, canto, historia y literatura; se casó con el escritor y político Andrés Quintana Roo.

Leona apoyó con todos los medios a su alcance la causa de la Independencia, por lo que se expuso a riesgos y penurias.

Fue mensajera de los insurgentes, dio cobijo a fugitivos, envió dinero y medicinas, colaboró con los rebeldes, les aportó recursos, noticias e información de lo que ocurría en la corte virreinal.

En 1813 después de que la Real Junta de Seguridad y Buen Orden la cual fue creada luego del levantamiento de Dolores, confirmó que Leona Vicario cooperó con información a los rebeldes, fue aprehendida e interrogada, según el biógrafo Genaro García.

Declarada culpable, la matuvieron presa en el Colegio de Belén, hasta que el 23 de abril de ese año, fue liberada por un grupo de caballeros bajo el mando de Andrés Quintana Roo, su aún esposo. Estuvo oculta en la capital para luego huir, encubierta por un grupo de arrieros que conducían un atajo de burros cargados con cueros de pulque. Leona, con la cara y los brazos pintados de negro, y unas cuantas mujeres, vestidas también de negro, marchaban sentadas sobre unos huacales. Los cueros y las hortalizas, iban cargados de tinta de imprenta, además de letras y moldes de madera para la confección del periódico de los rebeldes ya que Leona estaba empeñada en seguir colaborando con la insurgencia, huyó de la capital con destino al campamento de Tlalpujahua de Rayón, Michoacán.

Hasta el final de su vida en 1842 defendió la causa, Leona Vicario murió en la ciudad de México, rodeada de su esposo y de sus dos hijas.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural