Get Information

Hogar

No mentir:

La poderosa verdad

 

Por Cecilia Márquez

Las personas están hartas de que no se diga la verdad.

Mientes como político, dicen algunos, por ubicar a está parte de la sociedad como maestros de no decir la verdad. No debemos acostumbrarnos a que se digan mentiras, porque ello puede tener consecuencias, es parte de una corrupción que era tolerada; no debemos permitir ni como sociedad ni en el hogar.

Lo primero que debes de hacer es no engañarte a ti mismo, no te creas tus mentiras, no caigas en esa trampa. Para muchos es más fácil mentir, ya que piensan que decir la verdad les supone un esfuerzo mental mayor. Pero lo cierto es que deberás de tener un cerebro privilegiado para ser mentiroso.

Algunos se justifican diciendo que, por ser amables dijo que se veía bien, cuando en la realidad era todo lo contrario. Otros se justifican para evitar situaciones complicadas: como cuando un adolescente no encuentra la forma de decirle a sus padres que sus notas fueran fatales o el padre perdió el empleo. No debes caer en mentiras para manipular o para evitar problemas mayores. Algunos mentirosos son hábiles y suenan tan reales.

 

¿Cómo ubicar a un mentiroso?

  • Si contesta de forma esquiva y se va por otro lado
  • Cuando no responde directamente
  • Interpreta la realidad de otra forma
  • Dice verdades a medias
  • No admiten sus errores, por mínimos que sean
  • Tratan de llamar la atención hacia otros u otras circunstancias
  • Los datos no coinciden o son erróneos
  • Su comportamiento es raro
  • Se muestra nervioso
  • Tiene demasiada prisa o toma tiempo en exceso para su respuesta
  • Intentan manipular a la persona que escucha
  • Evitan responder directamente
  • Citan hechos de forma extraña
  • Su cuerpo lo delata, tiene movimientos anormales

 

Qué pasa con la mentira:

 

  • Te vuelve inseguro: ya que no diferencia la verdad de la mentira, el mal del bien. Justificar las mentiras incrementa la inseguridad y aniquila.
  • Se regresan: no puedes pedir honestidad si no la otorgas. No se debe hacer lo que no te gustaría que te hagan.
  • Hace daño: la mentira es el mayor de los engaños y afecta para siempre las relaciones de tu vida, laborales, personales, familiares, comerciales y amorosas.
  • La verdad aflora: la mentira tiende a ser descubierta y cae por su propio peso, además que las consecuencias son mayores siempre.
  • Te afectas: te haces daño a ti mismo, además que cambia negativamente el concepto que tú tienes de quién eres. El cargo de conciencia y culpa, destruye el autoestima.
  • Incrementas el estrés: la paz y tranquilidad es necesaria, generar ansiedad innecesaria no te permitirá tomar las decisiones adecuadas.
  • Confunde: no podrás distinguir la verdad de los hechos y confundirá las versiones, además de desacreditarte, te causará problemas.
  • Se normaliza: además de ser un hábito terrible la mitomanía -el mentir constantemente-; todas las mentiras, hasta las blancas, hacen daño.

 

Algunos tienen una gran maestría para decir mentiras, no decir toda la verdad también es mentir. La verdad siempre llega, no debemos perder la esperanza y la confianza, pero también debemos evitar caer fácilmente en el engaño. La verdad duele, pero siempre será lo mejor para todos. Debes buscar las palabras adecuadas para decir la verdad, tomando en cuenta los momentos y a la otra persona.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural