Get Information

Naturaleza

Ofrenda de sabor:

El frijol

¿Quién no ha disfrutado unos deliciosos frijoles refritos o unos de la olla recién hechos?

Es el acompañamiento ideal, para muchos la comida principal, parte del menú desde nuestros antepasados, una historia de más de 8 mil años. Originario de México, se extendió por toda América del Sur, el frijol es un plato rico en sabor, nutrientes y tradición.

El fríjol o etl o etle palabra náhuatl, que significa semilla pesada.  Viene del adjetivo etik que quiere decir, pesado; cabe la mención que ese calificativo también tenía un significado superior a lo moral, enviado por los dioses.

En la ofrenda de la fiesta Chalchiuhcueye en el momoztli (altar), esta celebración de las piedras preciosas (esmeraldas sagradas en ofrenda a Tláloc -dios de la vida, el rayo y la lluvia-, Chicomecoátl -diosa de la subsistencia-, Iztac Tepetl (dios de la fuerza de la tierra y el fugo), Amatlalcueye (diosa del movimiento en el agua y los animales en ella), Chalchiuhtlicuye -diosa del agua, ríos y mar - ) luego del acto religioso se cantaba y danzaba, además de las aves y carnes, había pan de jilote (con maíz y frijol) una mezcla que daba un masa sabrosa digna de un manjar.

Esta leguminosa (como lo son las habas, la soya, mezquites, huizaches y los chícharos), es una semilla, que se saca de la vaina del ejote, pero ya que maduró.

El frijol contiene proteína vegetal, es parte vital en la conformación los tejidos y músculos. Este proteínico alimento, es el segundo más consumido en la comida en México, el primero es el maíz. El frijol (Phaseolus vulgaris L su nombre científico) es alto en proteína y fibra, bajo en azúcar (los diabéticos pueden consumirlo), con hierro, calcio, potasio y antioxidante que ayudan a mejorar la salud de las células. Baja los niveles de colesterol y es excelente para aquellos que no pueden consumir gluten (pan, galletas, pastas), ayuda a la salud del corazón y la circulación.

De las 150 variedades, 50 son las que se producen en México, ahí que la preferencia de los comensales se marca por su consumo, el principal es el azufrado, le siguen el mayocoba, negro jamapa, peruano, flor de mayo, flor de junio, garbancillo, manzano, negro de San Luis, negro de Querétaro, y pinto. Los que menos se consumen son la Alubia blanca, bayo blanco, negro de Zacatecas, ojo de cabra y bayo berrendo.

El top de producción nacional es: Zacatecas, Sinaloa, Durango, Chihuahua, Chiapas, Nayarit, Guanajuato, San Luis Potosí, Puebla y Oaxaca. En el medidor de ventas mundial, México aporta uno de cada veinticinco kilogramos de esta poderosa leguminosa, para ubicarse como el productor número siete a nivel internacional. Diez de cada cien toneladas que hay de frijol en el país, se compran en el extranjero.

Los tipos y colores son vistosos: frijol ayocote, de tamaño grande, con interior blanco y corteza ligeramente obscura; el peruano o amarillo o mantequilla, de dos formas, largo y bola, con relleno suave y sabor ligero. Con corteza amarilla, excelente para las enfrijoladas y refritos; frijol negro, de semilla dura, por lo que su cocción tarda más, ideal para caldos o preparaciones con carne de puerco y epazote; flor de mayo, es el llamado bayo, con corteza semidura, van de los colores desde el lila tenue con amarillo y en sopas es el que da mayor textura; pinto o vaquita: tiene manchas en su corteza, es de consistencia dura, menos que la del negro. Muy bueno para ensaladas y mezcla con arroz.

 

Comidas que se pueden hacer con frijol:

  • Sopas
  • Ensaladas
  • Tlacoyos
  • Tacos
  • Fideos
  • Caldos
  • Estofados
  • Cremas
  • Salsas
  • Tamales
  • Enfrijoladas
  • Molletes
  • Quesadillas
  • Sopes
  • Repostería
(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural