Get Information

Salud

¡Más vale prevenir

que lamentar!

Por: Jorge Alberto Ramos Guerrero

Subdirector de Prevención y Protección a la Salud,

Dirección Normativa de Salud

ISSSTE

Doña Lupe ve cómo la calidad de su vida se disminuye poco a poco.

Siempre fue gordita, como todos sus hermanos que pesaban cada uno más de cien kilos. Ahora solo le queda su hermano Pancho, los otros tres murieron de complicaciones de diabetes e hipertensión. Ella y su hermano platican mucho de la necesidad de cuidarse de lo que comen, de la úlcera que ella tiene en la pierna y que no sana, o cómo le va a el con la diálisis por su riñón que no funciona. Con poco más de sesenta años ambos les gustaría que alguien les hubiera dicho lo importante que era prevenir estas enfermedades con las que viven. Se lamentan un poco de haber descuidado la alimentación y el ejercicio. Sin embargo, dice Doña Lupe –“Siempre es oportunidad de empezar de nuevo, de cuidarse con cariño y de no dejar que la enfermedad le gane a uno”-

Esta historia parece una telenovela, pero es una realidad: Las enfermedades crónicas no transmisibles, como son las enfermedades de corazón e hipertensión arterial, algunos tipos de cáncer, la diabetes y los problemas respiratorios crónicos son las principales causas de muerte en México y el mundo. Más de 41 millones de las muertes de personas cada año: siete de cada diez personas mueren por esas cuatro enfermedades. Son las responsables de las muertes prematuras, las que se dan antes de los 70 años. Afectan severamente la calidad de vida de las personas y sus familias.

México vive una epidemia: siete personas de cada diez adultos tienen sobrepeso u obesidad y uno de cada tres adolescentes también. Una de cada cuatro personas tiene hipertensión arterial y ¡Casi de la mitad de ellas no saben que lo tienen! 10% de los mexicanos tiene diabetes, y la mitad de ellos no realiza medidas preventivas para evitar o retrasar las complicaciones. Muchas de las personas con diagnóstico de cáncer de mama, de cuello uterino o de próstata están en grados avanzados por no participan de medidas de diagnóstico oportuno.

Existen factores de riesgo, estas son ciertas circunstancias o condiciones que hacen que una persona tenga mayor probabilidad de padecer una enfermedad. Cuando a una persona suma más factores de riesgo, la enfermedad aparece más rápido y su manejo será difícil. Los factores que no se puede modificar, son: la edad, el sexo, la herencia; otros sí, como el consumo de cigarro, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y las dietas poco sanas.

Es necesario promover cambios a los estilos de vida, para así poder disfrutar de la misma. Te recomendamos:

  • No fumes. Ten tu hogar y tu trabajo libres de humo.
  • Limita o suspende el uso de alcohol y adicciones.
  • Mantén un peso saludable. Si eres adulto puedes medir tu cintura; si eres mujer y mide más de 80 centímetros o eres hombre y mide más de 90 centímetros tienes sobrepeso u obesidad.
  • Evita periodos prolongados de estar sentado y acostado.
  • Realiza actividad física diaria en niños y adolescentes, al menos 60 minutos diarios. Dos horas y media semanales de actividad física moderada en los adultos.
  • Limita los tiempos de poca actividad física. En los niños menos horas frente a la televisión, computación y videojuegos (la recomendación es menos de 2 horas por día).
  • Come saludablemente. Consume frutas, verduras y cereales integrales. Limita los alimentos ricos en azúcar o grasas. Evita los refrescos y los alimentos con mucha sal.
  • Beber mucha agua a lo largo del día.
  • Visita al médico regularmente. Particularmente si tienes factores de riesgo como sobrepeso, obesidad o antecedentes de enfermedades crónicas en tu familia.
  • Si ya tienes una enfermedad, pregunta cómo puedes controlarte de mejor manera y prevenir complicaciones.
  • Participa de las estrategias de detección oportuna de Cáncer de Mama, de Cuello uterino y de Próstata.

¡La prevención es la mejor forma de cuidar tu salud!

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural