Get Information

Salud

INSANO HÁBITO:

OBJETOS A LA BOCA

Por MCD. Edgar Flores

           

Introducir objetos a la boca es una práctica común desde la antigüedad, está ligada al trabajo y placer;

bajo la mirada de la odontología estos “malos hábitos” son llamados hábitos perniciosos -que causan mucho daño- o si se provocan por las propias estructuras de la boca o del cuerpo (chuparse el dedo o el cabello) son hábitos parafuncionales -alteración de la correcta función-.

Ligado al trabajo encontramos actividades con alta incidencia de grave afectación: la costura, la tapicería, la carpintería o cualquier otra actividad que involucre sostener objetos pequeños mientras se dejan las manos libres. Los dientes son utilizados como herramientas: para abrir paquetes, cortar hilos, etiquetas o cintas o simplemente triturar objetos que no son alimentos; también en el consumo de ciertos alimentos como nueces y pistaches utilizamos los dientes para remover la cáscara e ingerirlos, los exoesqueletos de crustáceos (mariscos) o huesos y tuétanos.

Se identifican consecuencias desde una micro fractura del esmalte dental, un socavón o depresión con la forma del objeto en la huella de la mordida, hasta la pérdida total de la o las piezas dentales involucradas en el mal hábito. Son común los daños agudos, relacionados con un mal cálculo de fuerza en la presión sobre el objeto, da como resultado la fractura instantánea del esmalte, dentina (estructuras duras de los dientes), o inflamación dolorosa del ligamento (estructura intermedia entre el hueso y la raíz dental), hasta dislocación de la articulación de los músculos y huesos de mandíbula.

Los daños ocasionados por introducir continuamente a la boca elementos ajenos,  la onicofagia (morderse o comerse las uñas), el uso de piercings o joyería en la cavidad bucal o sobre las estructuras dentales (parrillas o caretas usadas por moda urbana), ocasionan fracturas, caries, sarro y abrasión crónica. Causa daño, desde el empujamiento constante con la lengua o dedos,  incluso los propios dientes pueden dañarse a sí mismos mediante, “rechinarlos” en la fricción de día o noche de los dientes sin alimento (bruxismo), tiene severas afectaciones a las estructuras dentales, blandas y óseas que integran al aparato masticatorio.

La boca está diseñada sólo para triturar y rasgar alimentos, no deben ser usadas para otro fin además de la comunicación y el afecto. Si usted o una persona cercana presenta estos hábitos, es importante no minimizarlos y acercarse con un profesional de la salud bucal para su orientación y/o tratamiento: visite al dentista.

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural