Get Information

Vamos a Leer

Haciéndola de cuento

Por: Jorge Orendáin

Las cuentistas, a nivel nacional, desde las primeras décadas del siglo XX destrozaron varias cadenas.

Muchas abandonaron los diarios y las crónicas personales para atreverse a publicar, era común que escribieran con pseudónimo para no afectar su vida particular y trazar una trayectoria profesional. Se da la fundación de revistas con participación sólo de mujeres, como Rueca, fundada por Emma Saro y Carmen Toscano; y El Rehilete, a cargo de Beatriz Espejo y con la participación de Rosario Castellanos. Fue el primer boom literario femenino en México. Esto consecuencia de los movimientos feministas que surgieron, que permitió que cada vez más mujeres accedieran a niveles educativos altos y así destacar. Con frecuencia se desdeña esos esfuerzos, pero representaron un punto de quiebre significativo.

En la década de los 90, podemos advertir más la presencia de escritoras en libros, revistas, cargos públicos, coordinación de talleres literarios, obtención de becas y premios importantes. Es clara su participación en trabajos de investigación, de periodismo y traducción. Las cuentistas han destacado.

Todo lo anterior no es ajeno en Jalisco, estado en donde desde el siglo XIX tenemos a mujeres cuentistas de gran nivel, quizá las más reconocidas actualmente sean: Guadalupe Dueñas, María Luisa Hidalgo, Amalia Guerra, Martha Cerda, Elsa Levy, Matilde Pons, Ruth Levy, Cecilia Magaña, Gabriela Torres, Nina Basich, Patricia Carrillo Collard, Florita Villegas, Cecilia Eudave, Lorena Ortiz, Guadalupe Ángeles, Elizabeth Vivero, Karla Sandomingo, Lizeth Sevilla, Abril Posas, Ave Barrera, Crista Aun, Karla Medrano, Patricia Carrillo Collard, entre otras más. Todas ellas se han abierto a tocar con más frecuencia temas controversiales y muy actuales.

Para que las cuentistas destaquen, el papel de las editoriales independientes es fundamental. Si revisamos el catálogo de las editoriales de Jalisco, nos daremos cuenta del gran número de mujeres cuentistas originarias del estado. Paraíso Perdido, La Zonámbula, Papalotzi y Al Gravitar Rotando son las que más han abierto sus puertas. Ojalá los gobiernos estatales, las universidades y las editoriales comerciales publicaran más la literatura hecha por mujeres.

Si bien a nivel nacional es la novela el género que más se lee, vende y reseña, las mujeres de Jalisco publican más cuento y poesía. Por ello que remarco la importancia que tienen las editoriales independientes para apoyarlas.

El cuento es uno de los géneros que nos acercan a entender muchas situaciones que vivimos. Las cuentistas han aportado, desde la ficción, varios elementos que contribuyen ya no sólo con elementos estéticos, sino con temas y personajes con los que nos identificamos. Por eso vale la pena que las mujeres de Jalisco y México «la sigan haciendo de cuento».

(0 Votes)

ad

Síguenos en Instagram @mexico_rural